Consultorio Veterinario
19º ANIVERSARIO ~ En Mota del Cuervo desde 1998
Hoy es
Mota del Cuervo » Estudios » Ariel Kanievsky

Volver

Inicio  |  Menú

La palabra midrash procede del hebreo derash, que significa «escrutar, interpretar y explicar». Por tanto, un midrash es la explicación rabínica sobre algún libro o pasaje del Tanaj. Existen midrashim de todos los libros de la Biblia. El más importante es el midrash Rabá, que es la explicación de los cinco primeros libros de la Biblia, la Torá o Pentateuco.

Se pueden leer fragmentos del midrash shir hashirim, que es la exposición del Cantar de los Cantares, en las pp. 333, 341, 403 y 43548 de la Jerarquía. Del midrash tehilim, referente a los Salmos, hallamos un único pasaje en la p. 392. Las primeras alusiones al midrash shir hashirim (JCT 333, 341) pertenecen al discurso veinte, en donde se demuestra que la profecía anunciada en Génesis 49:10 se cumplió con la venida de Jesús. En la página 403 de la Jerarquía se trae el argumento del midrash de Rabí Salomón que demuestra que el nombre de Dios no le corresponde, únicamente, a Dios. Para ello se cita un pasaje del libro de Ezequiel donde la ciudad de Jerusalén recibe el nombre inefable de cuatro letras: Y en aquel día la ciudad se llamará el Eterno está allí (YHVH Shama). El texto anterior corresponde a Ezequiel 48:35. La última cita a este midrash (JCT 435) sirve para demostrar que Cristo es la cabeza de la Iglesia. La única alusión al midrash tehilim, referente a los Salmos, se utiliza para explicar que, en Salmos 110:10, el salmista se refiere al hijo de Dios, quien es Jesucristo. El texto bíblico dice así: El Eterno dijo a mi señor, siéntate a mi diestra. La explicación midrásica lo traduce como: Dominus dixit ad me filius meus es tu. Con ello queda probado que, en este versículo, Dios se refiere a su Hijo, el mesías.


INFLUENCIAS SOBRE EL AUTOR

Hasta ahora hemos visto todas las citas de controversia judeocristiana, hemos explicado la temática de las mismas y las bases judaicas mediante las cuales se pretende convencer a los judíos. Nos interesa también conocer la fuente empleada por el autor de la Jerarquía celestial y terrena, Jerónimo de Saona.

Son muchas las autoridades citadas en la Jerarquía, no obstante, sospechamos que el autor utilizó únicamente una obra, de donde sacó todas las citas que aluden a rabinos. Es decir, Jerónimo de Saona usó como fuente una obra de otro autor donde ya existía una amplia colección de textos de controversia judeocristiana y seleccionó algunos para exponerlos en su Jerarquía. Esta hipótesis se va a justificar a continuación. A pesar de que la obra que analizamos está compuesta en castellano, la mayoría de citas de controversia judeocristiana las leemos en latín. Por este motivo suponemos que Jerónimo de Saona tomó prestadas las citas de otra obra. Una obra escrita en latín puesto que, de no ser así, los textos en donde se ve una clara presencia del judaísmo deberían encontrarse en castellano o, si el autor hubiera querido ponerlos directamente en su lengua original, en hebreo.

Esta sospecha queda reforzada en las páginas 463 y 464 de la Jerarquía donde el autor, Jerónimo de Saona, cita a Rabanu Hacados a través de otro autor, Pedro Galatino, un controversista italiano. Veamos a continuación el texto49 : Si Dios previó y supo antes que formase Adán que había de pecar, y pecando corromper en cierta manera el mundo ¿por qué había de criarle? Y responde Galatino: No quiero responder yo con cosa de mi oficina, sino sólo referir algunas de talmudistas antiguos que responden claramente a este porqué, y entre todos, el




              

48 Véanse los textos numerados 2, 8, 20 y 31.

49 Véase el texto numerado 32.
« Página Anterior Página 23 de 30 Página Siguiente »

Página Leída 1180 veces.
Directorio de Pueblos de Cuenca ¡CSS Válido!  Bookmark and Share
Condiciones de Uso   |   Privacidad   |   Política de Cookies   |   ¿Quiénes somos?   |   Contactar © 1998/2017, ATOMUS Web Design