Francisco Javier Delgado Medina - Arquitecto
19º ANIVERSARIO ~ En Mota del Cuervo desde 1998
Hoy es
Mota del Cuervo » Opinión
Volver

Pregón de las Fiestas 2006

Ago
8
2006

Noticias de Opinión / Ángel Moreno Olivares. Pregonero 2006

Bookmark and Share

Pregón de las Fiestas 2006
Ángel Moreno Olivares
Sr. Alcalde y Autoridades, Reina de las fiestas, Damas y cantareras de Honor, Moteñas y Moteños, Amigos y Amigas,

Mis primeras palabras son de emoción y agradecimiento. Emoción, la cual espero no me traicione durante este acto, porque las Fiestas Patronales de Manjavacas son para mí, uno de los nexos de unión más importantes para con mi pueblo, con nuestro pueblo, y agradecimiento al Alcalde por haberme brindado la oportunidad y el privilegio de abrir como Pregonero las Fiestas de este año,

Como algunos de los aquí presentes saben, yo nací justo debajo de las campanas, en la calle San Pedro. A mi no me costó ningún trabajo creer que me había traído la cigüeña. La tenia justo encima de la torre y sobrevoló toda mi infancia. Además para mas detalle, y según mi padre, aquella cigüeña me había traído de la feria de Belmonte. Yo vine al mundo el 2 de octubre, justo al acabar la feria de S. Miguel, la feria-mercado mas importante de los alrededores.

Y claro, viviendo junto a la iglesia, la Función de Manjavacas era para mi Familia y para mí, un acontecimiento muy importante que nos impregnaba durante quince dias, de un intenso ambiente festivo y religioso que nunca podré olvidar. Desde que el pregonero Rufino iniciaba su recorrido por las esquinas, con una viejísima bicicleta que montaba como un equilibrista debido a su entrañable cojera, pregonando aquello de,... “De orden del Sr. Alcalde va a comencipiar la Función de Manjavacas”, siguiendo por el repique de campanas, la llegada de la Virgen, las procesiones, el ofrecimiento, las rifas, los cohetes, ¡ay los cohetes¡. hasta por lo menos con siete años no me pude quitar el miedo, ¡pero miedo de verdad¡, a los cohetes. En cuanto salía la procesión de la Iglesia y empezaban a explotar, me subía corriendo al último rincón de la cámara y me escondía llorando, tapándome lo mas fuerte que podía los oídos.

Mi espíritu infantil vivía excitado durante esos días . Las voladoras, el tiro, la tómbola, el pelado “casi al cero”, que me hacia Marcial el peluquero a petición mía y para orgullo de mi padre, la ruleta del hermano Cune, del que admiraba la habilidad que tenia para manejarla, los polos de limón y fresa del hermano Clodulfo, la banda de música, que muchas mañanas me despertaba con sus alegres dianas, el músico que casi todos los años acogíamos en casa, y al que yo admiraba como si fuera un mago tocara el instrumento que tocara, el circo, los toros, las mulillas, durante varios años una pareja de mulas coloradas, de las que mi padre estaba especialmente orgulloso, según él, el mejor par de mulas mas parejo y mas elegante de todo el mundo, fueron las encargadas del arrastre de los toros. Granaína y Española se llamaban.

Pues bien, de entre todas las Funciones de mi infancia, hay una muy especial que nunca olvidaré. Cuando yo tenia seis años a mi madre le sobrevino una grave enfermedad, que la tuvo durante tres meses al borde de la muerte. Justo en medio de la Función de ese año, es cuando se encontraba mas grave, yo presentía el fatal desenlace en cualquier momento. Incluso recuerdo que en un probable descuido de mis mayores, vi la mortaja que estaba debidamente preparada. A mi corto entender y por lo que podía adivinar de las furtivas conversaciones de la familia, y los lloros de mis hermanos mayores Pili y José Luis, a mi madre le quedaban muy pocos días de vida. Cuando la procesión venia del ofrecimiento para entrar a la iglesia, a petición de mi padre, la Virgen se paró, justo enfrente de la ventana de la habitación, donde se encontraba mi madre prácticamente agonizando, para que pudiera despedirse. El silencio era dramático, yo me quedé sobrecogido mirando a la Virgen. Al día siguiente me fui a la iglesia y en un momento en el que estaba vacía, era mi segunda casa pues para entonces yo ya era monaguillo, me arrodillé delante de la Virgen, y estuve un gran rato hablando con ella. No recuerdo ya qué recé ni el tiempo que estuve allí, pero lo que si recuerdo es que le pedí con toda la fuerza de mi alma que salvara a mi madre, que por favor no la dejara marchar. El buen hacer del maravilloso médico D. Eminiano, la medicina, los cuidados de la familia, su propia fortaleza y alguna cosa mas, hicieron el milagro. Mi madre se curó. Durante mucho tiempo en mi mente estuvo y está, la fuerte convicción de que aquella petición que con toda la fe le hice a la Virgen de Manjavacas, contribuyó de alguna manera a que mi madre se curase. Algunas otras veces, en varios momentos difíciles de mi vida he vuelto a su Ermita, quizás menos de lo que debiera, a hablar a solas con ella para que me echara una mano a mi o a los míos.

Las fiestas de mi juventud las recuerdo marcadas por la Traída de la Virgen y su larga noche anterior, la emocionante carrera y mi admiración a los buenos anderos, la pólvora, las verbenas, algunos se acordarán de la que se celebraba en el patio del que fue luego el convento, enfrente del cuartel viejo, al son del acordeón de “Patata” y la batería de “Chimeneas”, los toros, las vaquillas, a las que obligatoriamente inducidos por mi padre, mi hermano y yo nos teníamos que tirar, nos gustara o no, porque él lo hacia por delante de nosotros, la feria, de ubicación itinerante en el tiempo y en el espacio, causa por la cual quizás no haya llegado nunca a ser una gran feria.

Después vinieron los años en los que se empezaron a poner de moda, las grandes actuaciones artísticas en las verbenas, a las que asistíamos juntos, no como ahora, los mayores, jóvenes y pequeños.

Ya en la época de los ochenta y con la democracia recién estrenada en nuestras vidas, recuerdo las naturales dificultades surgidas para la normal convivencia entre todos, y que especialmente se manifestaban en las Fiestas patronales. Hubo una época en la que los actos festivos o religiosos, estaban marcados por la concepción ideológica del que las organizaba, de tal manera, que inevitablemente se matizaba de forma significativa la alegría festiva de los moteños. Entre varios amigos que sentíamos de forma parecida, y aquí quiero recordar a mi amigo José Antonio Cano, decidimos dar un paso adelante. De esta iniciativa nació la Peña Fiestalegre, con el fin de ayudar a conseguir unas Fiestas mas Alegres y mejorar la actividad cultural de nuestro pueblo. En este año en el que se cumple su 20º aniversario, quiero dedicar este recuerdo de cariño a la gran cantidad de gente, que durante estas dos décadas ha participado con su desinteresado esfuerzo, en las distintas actividades de la Peña.

Hoy las Fiestas han cambiado, como no podía ser de otra manera, respecto a las de hace 20 años. Ya no son el único acontecimiento importante del verano. Ahora la oferta festiva y cultural se extiende durante mes y medio, y está diferenciada por capas de edad: Hay eventos deportivos, culturales y recreativos para pequeños, jóvenes y mayores.

Hasta aquí, he querido hacer un pequeño repaso de lo que han supuesto para mi las Fiestas Patronales de Mota . Siempre un referente en mi vida. A partir de ahora quisiera hacer una reflexión sobre Mota del Cuervo y los moteños.

La Mota, mi pueblo, que cada vez que lo miro produce en mi un extraño encantamiento, siempre conocido y siempre por descubrir. Mas que un paisaje visto, es un paisaje sentido, porque es mi referencia, mi origen y mi orgullo.

Para mi la mejor característica con la que se puede definir a nuestro pueblo, es la de emprendedor.

Un pueblo escorado geopolíticamente en una esquina, y consecuentemente alejado del poder político y administrativo de la capital, ha tenido que sobrevivir a golpe de la iniciativa propia de los moteños.

Mota del Cuervo es un pueblo de emprendedores no por casualidad. De nuestras raíces viene este espíritu. Ejemplo de ello fue la cantarería, que extendió su comercio hasta 200 km. a la redonda, los Molinos y los molineros, cuya industria fue la primera basada en la energía eólica, o los valientes segadores que después de acabar la faena en el pueblo, se trasladaban a la Serranía a continuar segándose el alma. O esos sufridos labradores emprendiendo cada año una nueva aventura, a riesgo del capricho de la naturaleza. El espíritu emprendedor moteño hizo que, en la segunda mitad del siglo XX, las industrias decadentes como la molienda o la alfarería, fueran sustituidas por otras emergentes, fundamentalmente las de transformación de productos agrícolas como el aceite, el vino o los ajos, a las que se unió al final del siglo pasado, una eclosión de pequeñas, medianas y grandes empresas, fundamentalmente relacionadas con la construcción. Y todo ello con una iniciativa comercial que ha llevado y lleva, los productos y servicios moteños, por gran parte de la geografía española y mundial.

Otro aspecto de la personalidad emprendedora, es el intenso asociacionismo de los moteños. Desde la decana Asociación de Amigos de los Molinos, qué gran labor hacéis al preservar desde hace ya mas de 50 años, ese valiosísimo y universal símbolo de nuestro pueblo, la Junta de Cofradías de Semana Santa, que ha logrado organizar las mejores procesiones de nuestro entorno. La Asociación Musical, engendradora de tantos y tantos músicos moteños, a la cual felicito por su 25 aniversario, las Comparsas de Carnaval, que durante 20 años han dado una lección de creatividad en nuestra Región, y a las que solo les falta potenciar una Comisión que aglutine y unifique todos los esfuerzos, y tantas y tantas asociaciones, que con su espiritu emprendedor, vertebran cada vez mas la vida social de nuestro pueblo.

Cuando nos casamos, mi mujer Tere y yo nos fuimos a vivir a Mejorada del Campo, un pueblo de Madrid. Cuando decíamos que éramos de Mota del Cuervo, la gente mayor nos contestaba, ¡ah, del pueblo de los cántaros¡. Ahora, en mis viajes profesionales por la geografía española, me es muy fácil explicar cual es mi pueblo. Yendo de Ocaña a Albacete, el pueblo de los molinos. Son una señal planetaria. El pasado día 22 que celebramos el IV Concurso de pintura, visitaron nuestro pueblo mas de quinientas personas entre pintores, acompañantes e invitados. Pues bien, después de hacer la visita turística por todo el pueblo, incluyendo la nueva Casa Museo de Teresa Cano Lillo, por cierto otra buena emprendedora, algunos me hablaban admirados de nuestras bonitas señas de identidad. Los propios pintores citan como una de las cosas mas valoradas, el bello entorno que tienen para pintar. Empezando por el paraje de la encina milenaria junto al río Záncara, siguiendo por los humedales de las lagunas, llenos en temporadas de vida exótica con un potencial turístico enorme, los amplios barbechos de las Navas, o los infinitos viñedos de Tejaquebrá o Mingaparda, paisajes inspiradores de pintores de ahora y anteriores como Benjamín Palencia, esos atardeceres rojos incandescentes admirables desde nuestros molinos y siguiendo por el entorno del Valle y el Monte de la Pompeya hasta acabar en la Cueva la Copa lindando ya con el término de Los Hinojosos. ¡Tenemos un maravilloso lugar¡

Yo os recomiendo que paséis por la exposición de pintura, que está en la Tercia hasta mañana por la noche, y veréis gran cantidad de rincones bonitos que tiene nuestro pueblo, y que muchas veces nos pasan desapercibidos. Los pintores que son artistas, los valoran muy bien, y así lo reflejan en sus obras. En estos momentos, en los que el mundo comercial está sometido a la dictadura de las marcas, tenemos que valorar nuestras señas de identidad.


Hace treinta o cuarenta años, a los que nos fuimos a las grandes ciudades, los nativos de allí nos miraban por encima del hombro, con autosuficiencia y superioridad. Hoy las tornas se han cambiado. Ahora nos miran con sana envidia a los que tenemos pueblo. Además, las nuevas comunicaciones nos ponen el mundo en nuestras manos, y se nos abren un montón de oportunidades. Ampliemos nuestro extenso horizonte y dotemos a nuestro pueblo, de las plataformas necesarias para que crezcan todo tipo de iniciativas emprendedoras. Por ejemplo, con la nueva autopista se hace apropiado un gran parque empresarial e industrial, no solamente para que no se nos vayan nuestras empresas, sino para que las de fuera vengan a instalarse aquí. La nueva autopista es una gran oportunidad. Nos ha puesto Madrid a poco mas de una hora. Yo digo que Madrid ya es un barrio de Mota.

Seguro que os acordáis de la jota que decía:

La Mota ya no es la Mota, que es un segundo Madrid. Cuando se han visto en la Mota, mesón, clínica y jardín?.

La podríamos cambiar por otra que dijera:

La Mota ya no es la Mota, que es algo con pedigrí. Ahora tiene un barrio nuevo. Un barrio llamado Madrid.

Como ya lo hicieron nuestros antepasados emprendedores tenemos que darnos cuenta de las señas que nos diferencian y del “valor de emprender”.

Porque emprender en su más amplio sentido, es una de las manifestaciones más nobles de la actividad humana. Sin espíritu emprendedor no sería posible el desarrollo económico ni el progreso social. Se tiene que fomentar y apoyar este espíritu, favoreciendo que los jóvenes moteños adopten riesgos y tomen decisiones, como históricamente lo han hecho. Prueba de ello es el continuo, lento y laborioso pero continuo, crecimiento de nuestro pueblo. Casi todos los pueblos limítrofes han bajado la población en los últimos años. La Mota ha crecido un 20%.

Pero si queremos una sociedad mejor todavía, debemos valorar el riesgo y premiar la capacidad de fracasar. Para ser diferentes hay que innovar, arriesgar explorando lo nuevo. La innovación si bien es un riesgo, también es la única alternativa. Desde luego, empresarialmente hablando, o arriesgas o no existes.

Hay personas que están paralizadas por el miedo a perder, y es entendible, en nuestra Sociedad se señala con el dedo, ¡me consta!, a los que arriesgan y pierden, mientras que se premia a los que no se equivocan nunca (generalmente por no hacer nada o no hacer nada diferente). El resultado es en este caso el estancamiento, el inmovilismo, la parálisis.

Según decía la doctora suiza Elisabeth Kübler, autoridad mundial en el acompañamiento de enfermos terminales, la respuesta más frecuente de las personas que estaban a punto de morir a la pregunta, “¿de qué se arrepiente usted?”, era algo similar a, “no haberme arriesgado más en la vida”

Yo estoy convencido de que querer es poder. La inspiración acompañada del sudor, es lo que ha puesto en marcha al mundo.

Como última reflexión, quiero citar al filósofo toledano José Antonio Marina que hace poco, en una conferencia a la que asistí, decía: “Crear es un componente esencial de nuestra felicidad. Crear es hacer que algo valioso que no existía, exista por mí. Una obra de arte, una familia, un gran amor, un hijo, un libro, una empresa...” La felicidad es la combinación armoniosa de dos grandes necesidades:

- El bienestar. Necesitamos estar seguros, pasarlo bien, disfrutar.
- Y lo contrario, necesitamos crear, explorar, arriesgar, sentirnos útiles y capaces.

Y ese es el mensaje que debemos lanzar a nuestros jóvenes. Estamos hechos para la comodidad, y estamos hechos para la creación. Unos elegimos crear una empresa, otros son agricultores, otros políticos, artistas, escritores, religiosos, comerciantes, o fundadores de una ONG..... cada uno debe elegir su forma de crear. Todos los caminos son buenos para llegar a Dios según el creyente, o para llegar a la Excelencia según el agnóstico.

Antes de despedirme, me vais a permitir dedicar un último recuerdo a mi padre Alberto, por ser mi gran referente como emprendedor .

Y ya por último, quiero recordar a esos anderos, que mañana temprano, emprenderán la misma carrera que nuestros antepasados, que en un acto de puros emprendedores, asumieron el riesgo de ir a por la Virgen de Manjavacas, para traerla corriendo a nuestro pueblo y hacerla nuestra Patrona.

La inspiración y el sudor han sido el motor del mundo.

Es el valor de emprender.

MOTEÑOS, ...¡QUE TENGAIS UNAS FIESTAS ALEGRES¡

¡VIVA LA VIRGEN DE MANJAVACAS¡

¡VIVAN LOS ANDEROS¡

¡VIVA MOTA DEL CUERVO¡

Fuente: Ángel Moreno Olivares
Noticia leída: 8196 veces

La web www.mota-del-cuervo.com y el WebMaster de la misma, NO se hacen responsables de las noticias externas aquí publicadas, obtenidas de los distintos medios citados en cada noticia (previa solicitud a éstos), ni de las opiniones personales de las personas ajenas a la web que aquí escriben. Las noticias originales se pueden consultar pinchando en el enlace del medio correspondiente.
Directorio de Pueblos de Cuenca ¡CSS Válido!  Bookmark and Share
Condiciones de Uso   |   Privacidad   |   Política de Cookies   |   ¿Quiénes somos?   |   Contactar © 1998/2017, ATOMUS Web Design