loader
Jesús Herrada tercer mejor español en la Lieja-Bastogne-Lieja y Roglic gana al sprint a un Alaphillipe que no recordó el cuento de la lechera
Jesús Herrada tercer mejor español en la Lieja-Bastogne-Lieja y Roglic gana al sprint a un Alaphillipe que no recordó el cuento de la lechera

Jesús Herrada tercer mejor español en la Lieja-Bastogne-Lieja y Roglic gana al sprint a un Alaphillipe que no recordó el cuento de la lechera

No hay que vender la leche antes de comprar la vaca. Julian Alaphillipe no recordó el cuento de la lechera en la Lieja Bastogne-Lieja. La victoria se acabó decidiendo entre cuatro de los favoritos al sprint final, Pogacar, Hirschi, Roglic y Alaphillipe, después de dejar atrás al resto de corredores tras un poderoso ataque de este último.

Pogacar no daba tan buenas sensaciones como sus rivales en los últimos metros. Iba fuerte Hirschi, pero se le salió el pie cuando iba a esprintar y se quedó sin opciones. Entonces Alaphillpe lanzó la ofensiva final y, si no hubiera sido por exceso de confianza, se habría llevado la victoria. Levantó los brazos para celebrar casi sobre la línea de meta, pero un Roglic que nunca se rinde se aprovecho de la situación para entrar una milésima de segundo antes que él. El esloveno nunca dejó de crer, tal y como él mismo dijo al cruzar la meta, mientras que el francés recientemente proclamado campeón del mundo se lo creyó demasiado.

En clave conquense, los hermanos de Mota del Cuervo, Jesús y José Herrada no tuvieron gran protagonismo en la carrera. A pesar de todo, Jesús Herrada quedó 26º llegando a tan solo 58 segundos de los cuatro de cabeza y siendo el tercer mejor español solo después de Gorka Izaguirre y Omar Fraile. Por su parte, José Herrada quedó en la posición 86 llegando a 8:08 minutos de Roglic y compañía.

La Lieja-Bastogne-Lieja es la decana de las clásicas ciclistas. Su primer edición data de 1982 y este año cumplía su 106ª edicion. Con más de 250 kilómetros y salida y meta en la localidad belga de Lieja, cuenta con 11 cotas o muros, que son, las principales señas de identidad de la carrera. Habitualmente se disputa el cuarto domingo de abril, después de la Milán-San Remo, Tour de Flandes y la París-Roubaix, pero este año, situación excepcional sanitaria, ha hecho que se ubique en el mes de octubre.

El recorrido de 2020 era el mismo de 2019, cuando ganó el danés Jacob Fugslang con una primera parte de la carrera más cómoda, no haciendo acto de presencia el primer muro hasta el kilómetro 75 de carrera.

Lo más duro llega en los últimos 100 kilómetros, donde se concentraban 9 de las 11 cotas, todas de una pendiente media de entre el 5 y el 12,5%. La última de ellas, la Roche aux Faucons, se encuentra a tan solo a 14 de le meta.

Participaban en la carrera la mayoría de nombres más notables del pelotón, destacando la baja de última hora de un maestro de las clásicas como Alejandro Valverde.

Pasados lo primeros 100 kilómetros de carrera, se consolidaba una escapada formada por Iñigo Elosegui (Movistar Team), Kobe Goossens (Lotto-Soudal), Alexander Kamp (Trek-Segafredo), Michael Schär (CCC Team), Kenny Molly (Bingoal WB), Omer Goldstein (Israel Start-Up Nation), Valentin Ferron, Paul Ourselin (Total Direct Energie) y Gino Mäder (NTT Pro Cycling), que rodaba con unos cinco minutos de renta sobre un pelotón.

La lluvia y las caídas ponían escollos y dificultad doble a una clásica dura ya de por sí. Jay Macarthy (Bora), Greg Van Avermaet (CCC) y Adam Yates (Mitchelton Scott) sufrían una caída mientras rodaban con el pelotón teniendo que abandonar la carrera los dos últimos.

También se vieron envueltos en una caída en la parte delantera del pelotón Alaphilippe, Hirschi, Caruso, Barguil y Rui Costa en los primeros metros del descenso de la Cote de la Wanne. Caruso no pudo continuar y se vio obligado a retirarse.

El suizo Michael Schar conseguía abrir brecha junto en la Cote de Stockeau respecto a los otros fugados y conseguía hacer una diferencia casi tres minutos. Sin embargo, el pelotón ponía un ritmo endiablado con el Trek Segafredo, el Deceunick Quick Step y el Sunweb a la cabeza y a falta de 50 kilómetros, neutralizó al grupo perseguidor y al propio Schar poco después.

Superada la Cote de la Redoute y a pesar del fuerte ritmo, todos los líderes seguían en cabeza con 50 corredores en el pelotón.

El primero en echarle valentía fue el murciano Luis León Sánchez saltando a falta de algo más de 20 kilómetros con Rui Costa y Alaphillipe a su ruea, pero sin conseguir abrir hueco.

En el inicio del ascenso a la última cota del día, la Côte de la Roche aux Foucons, Domoulin puso un ritmo de una enorme exigencia que dejó descolgados a unos cuantos corredores. Fue entonces cuando Alaphillipe (como hizo en el Mundial, la París-Niza o la Milán-San Remo) aprovechó para atacar, consiguiendo únicamente mantenerse a su rueda Hirschi, Roglic, Pogacar y Woods.

Hirschi emuló a Fugslang en su victoria del año pasado y atacó ferozmente en los repechos más duros de la cota a más de 10 kilómetros del final. Al principio solo Alaphillipe pudo seguir su rueda, pero después bajo algo el pistón invadido por las dudas, llegando a engancharse los dos eslovenos, Roglic y Pogacar. Por detrás se quedaban los perseguidores a 20 segundos.

En la zona de bajada, de gran requerimiento técnico, aprovechó Alaphillipe para poner a prueba a sus rivales. Se veía sobrado el flamante campeón del mundo, quizás demasiado. El final de la historia ya es sabido. Hasta el rabo todo es toro. Roglic se quita la espina de un Tour que perdió en el último suspiro, ganándoselo a un campeón del mundo Alaphillipe que se lo pensará dos ves antes de festejar previamente a la consecución de la victoria.

ElDeporteConquense.com
Fuente:ElDeporteConquense.com


Web: ElDeporteConquense.com

La web mota-del-cuervo.com reproduce noticias que son responsabilidad de los medios en las que se publican, previa petición de permiso por escrito a éstos. En ningún momento esta web será responsable de las noticias u opiniones que aquí se viertan, excepto las firmadas con "Redacción".